La Sugestión: El Poder oculto

Actualizado: 13 feb






“En lo más profundo del Hombre habitan esos poderes adormecidos; poderes que le asombrarían, que él jamás soñó poseer; fuerzas que revolucionarían su vida si despertaran y entraran en acción”

Orizon Swett Marden


La sugestión es uno de los fenómenos más interesantes de la mente humana. Se define como un estado psíquico por el cual una persona es influida y experimenta emociones, creencias e ideas como propias, pero que alguien le sugiere o induce sin resistencia de la mente consciente, la mente entra en estado de trance. Es un fenómeno muy utilizado en Hipnosis.

La sugestión entra en la conciencia de la persona por la puerta trasera, como lo hacen las metáforas, evitando la crítica racional de la mente consciente.

El Fisiólogo Ruso Iván Pavlov (conocido por la teoría del condicionamiento) plantea que la sugestión es el reflejo condicionado más simple y típico del hombre; el estímulo condicionado más importante en los seres humanos es la palabra. Esto quiere decir que las personas reaccionan a las palabras igual que ante los estímulos de la realidad.


Nuestra mente no reconoce la diferencia entre lo creado y lo construido, entre la realidad y la imaginación, porque se activan los mismos circuitos neuronales, se desatan las mismas hormonas cómo la dopamina, la hormona de la confianza y la serotonina, la hormona de la felicidad y del placer. Recordar algo que nos gusta o nos dio placer, hace que se activen ambas hormonas hasta con más fuerza. La mente provoca reacciones físicas y químicas en nuestro cuerpo casi instantáneas de igual manera.

Las palabras tienen el poder de herir como de sanar, siendo la fuente de poder más importante que poseemos. Hoy sabemos que las emociones negativas como la tristeza, la ira o el miedo afectan el funcionamiento del sistema inmunológico debilitándolo por lo que las personas que están bajo un intenso estrés emocional sostenido, debilitan su sistema inmune y padecen más enfermedades. Tan solo con una sugestión inducida a través de la palabra, imágenes o sonidos, puedo literalmente cambiar el estado de ánimo de las personas, de la sociedad, del mundo y su salud mental.


¿Es el control de los pensamientos una nueva tecnología social?


La tentación del Poder puede ser incrementar su influencia y control sobre las masas y la aspiración de las masas es preservar y aumentar su libertad frente al Poder.

Los instrumentos psicológicos de control de pensamiento principales son: persuasión, influencia y sugestión.

Esos factores aparecen entremezclados y el fundamental es la Sugestión, elemento esencial tanto en la persuasión como en la influencia.

La influencia sugestiva puede desarrollarse en el contexto familiar, con algunas creencias o mandatos, en gran parte en los procesos de aprendizaje, y en los medios de comunicación, muchos de ellos en función de intereses políticos y económicos.

La sugestión tiene cierta afinidad con las creencias. El problema de la sugestión es que si creemos la primera sugestión es probable que aceptemos también las posteriores, y todos recibimos en la niñez innumerables sugestiones bienintencionadas por parte de nuestros progenitores y educadores que fueron configurando nuestra sugestionabilidad. Es por lo que podemos decir que somos una especie altamente sugestionable.


¿Cuál es el antídoto?


El principal antídoto para toda sugestión es el sentido crítico, la verificación y contrastación de la información, la pluralidad de enfoques, perspectivas y fuentes, el análisis crítico de lo que puede diferir entre verdad o manipulación. Si hay verificación deja de ser creencia y se convierte en evidencia.

Nos queda preguntarnos, ¿qué tan importante resulta la Libertad individual y qué entendemos por Libertad? Abandonar nuestros miedos, y entender que está íntimamente ligada a nuestro equilibrio emocional y espiritual.


¿Cuál es la relación de la Sugestión y nuestro sistema inmune?


“No hay duda que la MENTE Y EL SISTEMA INMUNE están ligados, la mente parece modular en varios aspectos las respuestas inmunes”.


Sabemos que el sistema inmune tiene 2 funciones principales: Luchar contra agentes infecciosos y causar inflamación.

La inflamación, es en muchos casos el resultado de una sobre excitación, ya sea porque introducimos agentes tóxicos a nuestro cuerpo (o que nuestro cuerpo percibe como tóxicos, intolerancias a alimentos por ejemplo) o porque el estrés hace que nuestro sistema inmune esté combatiendo enemigos invisibles- ya no virus o bacterias, sino quimeras, sueños ilusiones)

Hasta aquí podemos deducir que todo es MENTE y que puede jugarnos una mala pasada si no conocemos sus leyes, tener el conocimiento de cómo funciona y aplicarlas para nuestro beneficio, utilizándolas como una magnífica herramienta de Autocontrol.



Elizabeth Blackburn, Premio Nobel de Medicina en 2009 bioquímica Australiana, descubridora de la telomerasa, una enzima que forma los Telómeros durante la duplicación del ADN. Los Telómeros son esos extremos de cromosomas que protegen el ADN e intervienen en el proceso de envejecimiento. Descubrió una relación muy estrecha entre el estrés, el sistema inmune y los procesos mentales.


¿Pero, dónde comienza todo?


El Estrés Crónico producto del miedo, la incertidumbre, la falta de propósito en la vida, eleva los niveles de Cortizol y reduce la felicidad eudaimónica acortando la longitud de los mismos. Es la meditación, la que baja la frecuencia mental y permite volver al estado de Homeostasis, el equilibrio necesario que necesita nuestro cuerpo para sobrevivir. El estrés crónico puede ser producto de vivir Sugestionados, siendo de mucha utilidad para quienes no quieren vernos felices.


En otras palabras, la disciplina mental es capaz de afectar la expresión genética, rejuvenecernos y sanarnos regulando la función de nuestro ADN.

Para quienes dudaban de los poderes mentales de los seres humanos.


El optimismo y la paz mental nos hacen felices, alargan la vida, refuerza nuestro sistema inmune y nos otorga equilibrio . Ser Feliz entonces opera a nivel Epigenético porque modifica la expresión de nuestros genes.

La felicidad no es lo que nos pasa, sino cómo interpretamos lo que nos pasa, otra vez las creencias. Y es la manera de cambiar nuestros GENES.

La filosofía, y recientemente la ciencia, coinciden que la felicidad viene fundamentalmente de una vida llena de significado, de conexiones profundas con uno mismo y con las demás personas y de una VIDA ESPIRITUALMENTE PLENA.


AUTOSUGESTIONARNOS con información tóxica o dejarnos sugestionar depende de nosotros, preguntémonos que sí, queremos en nuestra vida, de qué manera podemos crear la felicidad que tanto perseguimos, detrás de qué corremos y para qué. Muchas veces nos encontramos buscando la respuesta en el afuera sin advertir que siempre estuvo en nuestra MENTE y que lo natural en nuestros genes es estar sanos y felices.


By BettGeloni

105 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

Reto12